Estados Unidos y China firman la tregua hoy, pero aún no acaba la guerra comercial

Estados Unidos y China tienen previsto sellar hoy la primera fase de un acuerdo comercial que había sido anunciado en octubre y que tenían previsto firmar en noviembre, durante la cumbre del Foro Económico Asia Pacífico (Apec) que se realizaría en Chilepero que finalmente fue cancelada por el estallido social.

La rúbrica pondrá pausa a una batalla arancelaria que se ha extendido por más de un año y medio, sembrando incertidumbre a nivel global, sacudiendo los mercados financieros y marcando un antes y un después en el comercio internacional.

En vísperas del encuentro histórico, ambas naciones hicieron concesiones. Por un lado, EE.UU. confirmó la exclusión de China de la lista de manipuladores de divisas, luego de haberla incluido en agosto. También dijo que los términos del documento a firmar hoy se mantuvieron sin cambios tras el proceso de traducción.

Por su parte, Beijing prometió comprar casi US$80.000 millones adicionales de productos elaborados en EE.UU. en los próximos dos años, además de más de US$50.000 millones extra en suministros de energía.

Además, impulsaría la adquisición de servicios en la primera economía (por unos US$35.000 millones en dos años), con lo que reforzaría un sector que ya vive un superávit comercial con el gigante asiático.

Qué esperar
Tan solo el anuncio de la firma del acuerdo devolvió inmediatamente la confianza -y la esperanza- al mercado.

Bank of America (BofA) apuntó ayer en un informe exclusivo enviado a DF que el buen ambiente podría haber llegado para quedarse. “Una vez que el acuerdo comercial sea firmado, y que el Senado aprueba el Usmca, la incertidumbre política debería disminuir aún más”, escribió.

Y agregó que “menor incertidumbre significa mayor visibilidad para la planificación empresarial, lo que debería ayudar a respaldar una recuperación del gasto de capital”.

Así las cosas, la firma destacó que la mirada estará este año en el 3 de noviembre. “Algunos inversionistas están preocupados de que la naturaleza binaria de las próximas elecciones presidenciales de EE.UU. pueda pesar en el mercado. El hecho de que la economía haya tenido en general un mejor desempeño en 2019 que en el año anterior, nos dice que esperemos políticas estadounidenses menos combativas en 2020”.

Más escéptico es William Jackson, economista jefe de mercados emergentes de Capital Economics, quien dijo a DF que “vale la pena señalar que muchas de las noticias positivas sobre la fase uno ya han sido incorporadas a precio: la mayor parte de la mejora en los mercados financieros, así como la confianza de los consumidores y empresas, probablemente ya ha sucedido”.

De hecho, en un informe de diciembre de 2019, la consultora británica ya adelantaba sus dudas de que “los aranceles existentes sean revertidos o de que la promesa de China de intensificar la compra de bienes de EE.UU. proporcione algo más que un modesto impulso a la economía”.

Por ello, aun cuando estima que el acuerdo “elimina un riesgo a la baja, no justifica un cambio en las previsiones centrales para el crecimiento del PIB en EE.UU. , China o el resto del mundo”.

“Y lo que es más importante: no marca el fin de las tensiones que probablemente persistirán en las áreas de tecnología e inversión a medida que continúe el desacoplamiento”, aseveró.

Lecciones de la guerra
Con Capital coincidió Jamie Thompson, jefe de Macro Escenarios de Oxford Economics, quien en entrevista a DF explicó que si bien el acuerdo es “claramente positivo”, no ve cambio importante en la relación bilateral.

“Es poco probable que se produzca una reversión total de las alzas arancelarias vigentes a la fecha, y EE.UU. podría volver a revisar las concesiones si concluye que China no ha cumplido su parte del acuerdo”, estimó.

Y agregó: “No debemos olvidar que (…) las mejoras en las relaciones a menudo han resultado fugaces, seguidas de tensiones crecientes y reacciones adversas del mercado”.

De hecho, horas antes de la firma se conoció que Washington mantendrá los gravámenes hasta las elecciones, con lo que el yuan y Wall Street cayeron.

Otra de las lecciones de la guerra, según Oxford, ha sido la capacidad de la disputa de redibujar el comercio internacional. Y ello quedó en evidencia ayer cuando Beijing publicó cifras de su balanza comercial.

Mientras la relación con su rival disminuyó un 8,5% en 2019, los envíos de bienes chinos a otros países subieron por primera vez en cinco meses en diciembre –un 7,6% frente al año anterior y por encima de lo esperado-, lo que indica una modesta recuperación de la demanda global.

Las importaciones también saltaron 16,3% con respecto a 2018, impulsadas por el alza de los precios de las materias primas.

Según Thompson, son esos mejores indicadores económicos los que llevaron a Oxford a revisar “al alza las proyecciones para el PIB de China este año (a 6,0% desde 5,7%)”.

Para EE.UU. hubo una mejora mucho más “ligera” de las proyecciones que ahora ubican la expansión para este año en 1,7% (desde un 1,6%). “Sin embargo los aranceles actuales aún podrían reducir el PIB real en 0,5 puntos”, agregó el experto.

La escalada del conflicto arancelario
2018
Junio 15
EEUU da a conocer la lista de productos chinos, por US$ 50 mil millones, a los que impondrá arancel de 25%.

Julio 6
Entran en vigor gravámenes de 25% a productos chinos por US$ 34 mil millones. Beijing aplica impuesto a bienes estadounidenses por un valor similar.

Julio 10
EE.UU. entrega una lista inicial de US$ 200 mil millones adicionales en productos que tendrían arancel de 10%.

Julio 12
China se compromete a imponer gravámenes adicionales a bienes de EEUU por US$ 60 mil millones.

Agosto 8
EE.UU. publica la lista de 279 productos chinos, por un valor de US$ 16 mil millones, que tendrán arancel de 25% desde el 23 de agosto.

Agosto 23
Entran en vigor aranceles de 25% a productos chinos por US$ 16 mil millones. Beijing grava con 15% un monto similar en bienes de su rival.

Septiembre 17
EE.UU. anuncia impuestos de 10% a productos chinos por US$200.000 millones a partir del 24/09, que subirían a 25% a fin de año.

Septiembre 18
China responde con gravámenes de 10% a US$60.000 millones en bienes de EE.UU. .

Diciembre 1
Se suspende la entrada en vigencia de alza de aranceles, tras reunión de Trump y Xi en la cumbre del G20 en Argentina. La Casa Blanca anuncia el inicio de negociaciones. Si en 90 días no hay acuerdo, los aranceles subirían de 10% a 25%.

2019
Mayo 10
10 Empieza a aplicarse alza de aranceles anunciada en diciembre de 2018.

Mayo 15
Trump firma orden ejecutiva para restringir exportación de tecnologías de la información y comunicaciones a "adversarios extranjeros" bajo el argumento de "asunto de seguridad nacional".

Junio 10
Trump amenaza con aranceles a productos chinos por US$300.000 millones si no se avanza en reunión con Xi en Japón a fines de mes.

Junio 29
Trump y Xi alcanzan una tregua de la guerra comercial al margen del G20, retrasando los aranceles planificados para productos chinos por un valor aproximado de US$300.000 millones. Las dos partes acuerdan reiniciar las negociaciones que se estancaron en mayo.

Julio 3
Trump acusa a otros países, incluida China, de manipulación de divisas y sugiere que EE.UU. debería debilitar al dólar para competir.

Julio 29
Representantes comerciales de ambas naciones reanudan las conversaciones comerciales en Shangái.

Agosto 5
El Departamento del Tesoro de EE.UU. califica a China como manipulador de divisas. China dice que detendrá compras de productos agrícolas de EE.UU. .
13 Por Navidad, EE.UU. retrasa parte de los aranceles a China, que entrarían en vigencia el 1 de septiembre y el 15 de diciembre.

Septiembre 1
EE.UU. aplica aranceles a más de US$ 125.000 millones en compras chinas. Beijing responde con gravámenes adicionales por un valor de US$ 75.000 millones.

Septiembre 11
China anuncia que eximiría a 16 tipos de importaciones estadounidenses de aranceles adicionales por un año. Por separado, EE.UU. acordó retrasar el alza de impuestos a compras chinas por un valor de US$ 250 mil millones del 1 al 15 de octubre.

Septiembre 20
EE.UU. y China sostienen conversaciones comerciales de nivel medio en Washington antes de las reuniones de alto nivel programadas para octubre.

Octubre 11
Tras un encuentro de dos días, Trump anuncia que ambas potencias alcanzan la "fase uno" de un acuerdo que pone pausa a aumentos de aranceles de ambas partes.

2020
Enero 15
EE.UU. y China firman el acuerdo de "fase uno" en Washington.

Fuente: La República

Noticias Externas

Noticias Internas