fbpx

E-commerce, un aliado clave durante el coronavirus

Las compras por internet se han aumentado, las personas están migrando a la virtualidad, incluso los negocios se están transformando para no perder sus ingresos. Acá un panorama de cómo está el sector en Colombia.

Con la emergencia producida por el coronavirus en Colombia y en el mundo, el ecommerce juega un papel clave en la sociedad, pues varias empresas están volcando su mirada al mundo digital para transformar su negocio y seguir generando ingresos. Por otro lado, las personas que habitualmente realizaban compras presenciales también están migrando hacia la virtualidad. Victoria Virviescas , consultora de transformación digital & ecommerce, con nueve años de experiencia en  el  sector y anterior presidente  de la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico, en entrevista para El Espectador habló de cómo está el sector y los retos que tiene en tiempos de coronavirus.

¿Explíquenos en Colombia cómo está el sector?

Colombia, desde hace diez años ha venido desarrollando el comercio electrónico entre tasas de crecimiento anual del 20% y 25%, producto de esfuerzos del sector público y privado.  Sobresal en particular en comercio electrónico, los segmentos de la industria, a saber: turismo, tecnología, moda, entretenimiento, salud y belleza, mascotas, comestibles, entre otros.

Desde que comenzó el aislamiento las compras por internet se han disparado, ¿cuáles son las cifras y eso qué significa para el mercado?

La situación global que estamos viviendo ha incrementado ostensiblemente las ventas por internet, dada la necesidad de permanecer en confinamiento. Ello lo ratifican los indicadores de la fuente www.totalcode.com.co: “los cinco primeros días de abril muchos comercios vendieron por internet el equivalente al 50% de las ventas realizadas a través de comercio electrónico en los 31 días del mes de marzo pasado, con esa tendencia al incremento. Contrario a lo anterior, el comportamiento de la inversión en publicidad digital ha decrecido, simultáneamente que el tráfico orgánico (no pago) se ha incrementado entre 2,5 y 3 veces frente al generado antes de la crisis.   Esto parece   reflejar urgencia de compra del consumidor en segmentos de comestibles, salud y mascotas, con tasas de conversión, porcentaje del total de visitas que realiza una compra, que oscilan entre 3% y 7% frente a un comportamiento típico entre 0,5% y 3%”.

De otra parte, se encuentran entre las preferencias de compra virtual en esta coyuntura, los bienes y servicios que se quieren adquirir sin salir de casa: escritorios, muebles multifuncionales, tecnología, equipos de gimnasio estáticos, mancuernas, bandas, ropa deportiva, juegos, casinos, libros, etc.

¿Qué retos tiene aún el ecommerce en Colombia y más en estos tiempos?

Estudios relacionados con el consumidor, de la Comisión de Regulación de Comunicaciones y Observatorio eCommerce, concluyen coincidencialmente, que, por cada 10 internautas mayores de edad en Colombia, dos han interactuado comprando por internet. Esto indica la existencia de un reto importante que conlleva acciones para mitigar la falta de confianza, y conocimiento en la oferta y demanda, para lograr masificar el ecommerce.

¿Qué papel juega la bancarización?

Si bien, el nivel de bancarización suele ser el desafío importante, este se ha ido reduciendo parcialmente por la aparición de medios de pago alternativos, tales como el pago contra entrega, para servicios básicos que se están demandando en la situación actual .

¿Hay nuevas exigencias por parte del consumidor?

El consumidor día a día exige mejores experiencias de compra y el “ominicommerce” es otro reto de primer nivel, digno de implementarse en los comercios, toda vez que beneficia al consumidor y se la pone fácil, dada la sincronización de los flujos de trabajo e integraciones estratégicas que imprimen coherencia de todos los canales de venta, presenciales y no presenciales (virtuales), lo cual  quiere decir que  existe comunicación centralizada y  la misma información en todos los canales.

¿Otro más de los desafíos inherentes al “omnicommerce”?

Es el mejoramiento de la implementación de las herramientas tecnológicas que permitan integrar las tareas de alta demanda, principalmente en la crisis actual, en virtud da la importancia de operar con más eficiencia los pedidos entrantes.  Muchas veces, el transporte no es el punto de quiebre en el proceso de entrega sino el armado del pedido en sí.

¿Qué papel juega el Estado?

No se puede dejar de lado la trascendencia de continuar avanzando con el compromiso que se ha venido ejerciendo en asuntos de política público en el marco de la responsabilidad del sector público aunada a la participación de la industria. Conectividad, inclusión financiera, economía colaborativa, pagos electrónicos, fintech, blockchain, crowdfunding, protección al consumidor y protección de datos, entre otros, son claves para el comercio electrónico.

¿Qué deben tener en cuenta las personas que están pensando en llevar sus negocios al comercio electrónico?

La situación que vivimos hoy, se convierte en una oportunidad para incrementar las ventas por internet. Afortunadamente en Colombia existen alternativas para incursionar en el comercio electrónico, anunciando y vendiendo a través de marketplaces, las cuales les facilitan integralmente los procesos que hacen parte de la cadena de valor del comercio electrónico: marketing, pago y delivery, entre otros, y ello, en mi concepto, corresponde a un buen inicio para migrar al comercio electrónico.

En el mercado también existen proveedores que ofrecen plataformas de comercio electrónico con soluciones básicas y con niveles de sofisticación que requiera el comercio, de tal forma que integran los flujos de trabajo con sistemas de apoyo para lograr eficiencias y satisfacción al consumidor en su experiencia de compra: pedidos, inventarios, despachos, clientes y proveedores.

Fuente: El Espectador

Noticias Externas

Noticias Internas