fbpx

El Gobierno socialista portugués contraprograma a España y promete bajar la presión fiscal hasta 2025

Esta noticia es propiedad de: El Mundo

Portugal renuncia a subir los principales impuestos tras la pandemia y Grecia anuncia una batería de rebajas fiscales "para reactivar la economía".

El plan de subir impuestos del Gobierno español a partir de 2022 empieza a ser un caso aislado en el sur de Europa. El Gobierno socialista portugués de António Costa, ha presentado ya un programa de estabilidad a Bruselas en el que promete bajar la presión fiscal hasta 2025 y descarta tocar los principales impuestos tanto este año como el próximo. El Gobierno conservador griego ha anunciado un conjunto de rebajas fiscales «para reactivar la economía»; y el italiano de Mario Draghi ultima su Plan de Recuperación sin que haya previsto hasta ahora ninguna subida impositiva.

Para el Gobierno de Pedro Sánchez es especialmente sensible la actitud fiscal de Costa, al ser también socialista y disputar inversiones exteriores en el mercado ibérico. «En cuanto a la política presupuestaria, el próximo año se garantizará la estabilidad fiscal en los principales impuestos, haciendo hincapié en las medidas de reactivación de la economía», se asegura en el llamado Programa de Estabilidad 2021-2025 presentado el pasado día 16 por el Gobierno portugués y que acompaña al Plan de Recuperación presentado a la UE. Prevé una presión fiscal a la baja hasta 2025 al descender desde el 34,2% del Producto Interior Bruto actual a en torno al 33% a partir de 2022 y en años siguientes. Es la llamada "carga fiscal" en el programa que computa, como es habitual, el peso de los impuestos y cotizaciones sociales en la economía y que está actualmente por debajo de la española.

El Gobierno socialista portugués no defiende, como el español, que tenga que equiparar sus niveles de recaudación a la media europea y utiliza su política tributaria laxa para atraer inversión exterior. El ministro de Hacienda luso, João Leão, declaró en la presentación que «en cuanto a la política fiscal, el año que viene se garantizará la estabilidad fiscal y se dará prioridad a las medidas de reactivación de la economía».

«El Ministerio de Hacienda no prevé subidas de impuestos el próximo año», confirma a este diario una portavoz del Departamento luso.

Tras el fuerte saneamiento que tuvo que realizar tras el rescate europeo de su economía, el desequilibrio de sus cuentas públicas es muy inferior al español. Prevé un déficit público en 2021 del 4,5% -frente al 8% en España- para bajar al 3,2% en 2022 y cumplir prácticamente ya entonces con las reglas tradicionales del euro. Esta situación, según dijo João Leão, es el resultado de que el país registró, el año previo a la pandemia un superávit presupuestario, lo que creó «condiciones para afrontar una crisis de estas dimensiones con confianza y con un programa de recuperación económica muy fuerte el próximo año». En 2019, España registró una subida del déficit público hasta el 2,8% rompiendo una larga secuencia de reducción.

En cuanto al Gobierno de Kyriakos Mitsotakis, del Partido Popular Europeo, anunció este jueves una batería de rebajas fiscales y reducciones en las cotizaciones a la seguridad social en un intento de dar un impulso a la economía en el periodo posterior a la pandemia.

El Primer Ministro Kyriakos Mitsotakis anunció cinco medidas dirigidas a los trabajadores y a las empresas durante una teleconferencia sobre la reactivación de la economía griega.

Entre ellas se encuentra una reducción del Impuesto de Sociedades. Se bajará de forma permanente a partir de 2022 desde el 24% actual al 22%. En España es del 25%.

Además, Mitsotakis extiende hasta 2022 la actual reducción en tres puntos porcentuales de las cotizaciones a la Seguridad Social pagadas por los trabajadores del sector privado. Mantiene también en suspenso impuestos a la riqueza introducidos por su antecesor Alexis Tsipras y recorta también las entregas fiscales a cuenta.

«El Gobierno ha demostrado que su prioridad constante es reducir los impuestos antes, durante y después de la pandemia. Y nuestra primera preocupación después de la lucha contra la crisis sanitaria es la rápida recuperación de la economía y para ello anunciamos hoy cinco medidas que serán la base, los cimientos, para el retorno decidido a la recuperación. Y permitirán que las empresas que han sufrido pérdidas durante la pandemia puedan volver a la senda positiva», dijo el primer ministro. Las rebajas fiscales restan ingresos a corto plazo, pero Mitsotakis las ve rentables para las arcas públicas por la dinamización de la economía que implican. «Al mismo tiempo, son medidas que proporcionarán liquidez a la economía y atraerán inversiones», apostó.

Fuente: El Mundo

Noticias Externas

Noticias Internas