fbpx

El ICA agiliza trámites para exportar más

Esta noticia es propiedad de: Portafolio

Gerente de la entidad dice que la meta de política de ‘diplomacia sanitaria’ es obtener 20 admisibilidades más, para acumular 48 compradores al 2022.

Colombia sigue ganando terreno como un país que goza de buena salud animal y vegetal. Este reconocimiento es el resultado de una estrategia articulada entre el Gobierno, la academia, los gremios y los productores del campo.

Los avances en esta materia se reflejan en el incremento de admisibilidad de los productos colombianos en mercados internacionales, que en los últimos dos años suman 18 certificaciones, y se busca llegar a 48 hasta el 2022.

La gerente del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), Deyanira Barrero León, asegura que a pesar de la estabilidad lograda en materia sanitaria, es necesario mantener la guardia frente a aftosa, brucelosis, peste porcina, fusarium R-4 del banano, el “dragón amarillo” de los cítricos y la “punta morada” de la papa, entre otras amenazas.

¿Cuál es el estado de la sanidad animal y vegetal del país?

En materia vegetal, seguimos trabajando en el control del fusarium R-4, que mantenemos aislado en La Guajira, pero que acaba de ser descubierto en Perú. Eso nos genera una nueva alerta, y por eso hay que continuar con las medidas de bioseguridad en los cultivos. Seguimos prestando vigilancia permanente en el sector. En la reciente asamblea de Augura declaramos la zona del Urabá, que comprende 13 municipios, como libre de fusarium R-4.

(Requerimiento del ICA para viajar al exterior con mascotas). 

Con el “dragón amarillo” de los cítricos (una enfermedad producida por un insecto) el año pasado tuvimos dos alertas en predios de la costa. Aislamos la zona y tomamos medidas de prevención para que no se extienda al resto del país.

También hubo una alerta por el mal de “la punta morada de la papa” (una enfermedad emergente a nivel mundial que ataca al tubérculo y es producida por un insecto), y que hace unos meses fue detectada en cultivos de Nariño. Estamos trabajando en la aplicación de las medidas recomendadas para aislar la zona e impedir su propagación a nuevas explotaciones.

¿Y cómo estamos en sanidad animal?

Estamos revisando el tema de brucelosis bovina, junto con Agrosavia, porque hemos detectado que predios que llevaban muchos años libres de la enfermedad están volviendo a registrar casos positivos, a pesar de que los animales han sido vacunados. El año pasado hicimos un estudio de prevalencia de la enfermedad, y vamos a realizar una zonificación para aplicar medidas sanitarias diferenciadas. Estamos pendientes de expedir la resolución para la definición de las medidas.

¿Qué ha pasado con la fiebre aftosa?

El país sigue libre de la enfermedad y mantenemos nuestros ciclos de vacunación. Es más, estamos a la espera de una noticia positiva que consiste en que los únicos dos territorios del país que nunca han contado con esta certificación, ahora la podrían tener. Se trata de una franja de 15 kilómetros de los departamentos de Arauca y Vichada, y el municipio de Cubará (Boyacá). Y hay otra zona de Norte de Santander. En 2020 presentamos estos dos territorios ante la Organización Internacional de Sanidad Animal (OIE) para que incorpore estas dos áreas en la certificación de libre de aftosa con vacunación. En la última semana de mayo sabremos si ese organismo las reconoce como áreas sin la enfermedad.

Y seguimos presentando los informes anuales a la OIE para confirmar que no hay circulación viral de la aftosa en el país.

¿La peste porcina clásica está controlada?

Sí. Y hay una buena noticia. El país tiene el 65% de la actividad porcícola certificada como libre de la enfermedad, pero en mayo pasaríamos al 95% del territorio libre, como nos lo ha señalado la OIE. Esto es muy favorable para avanzar en la ruta exportadora que tiene el sector.

¿Qué expectativas tiene Colombia de seguir avanzando en la admisibilidad a nuevos mercados con productos animales y vegetales?

Las expectativas son positivas. Nos propusimos conseguir la admisibilidad para 48 productos agropecuarios, y hemos logrado 18 (7 del sector agrícola y 11 del pecuario), pero muchos de estos trámites están en curso, y estamos seguros de que vamos a cumplir la meta.

Tenemos varios procesos en marcha: acceso al mercado de República Dominicana para la exportación de naranja dulce y esquejes de flores (crisantemos); en aguacate hass está prácticamente listo el acceso a Corea del Sur; además está en proceso el trámite de admisibilidad de cítricos a Japón y China.

En el área pecuaria, avanzamos en la certificación de acceso de carne de res y animales vivos a Indonesia. También estamos trabajando en este propósito con China, país que tiene pendiente la visita a las fincas ganaderas y a las plantas de sacrificio (frigoríficos). Esto se ha demorado debido a situación generada por la pandemia del covid-19.

¿Cuál ha sido el impacto de la pandemia en la situación fitosanitaria del país?

Ha tenido efectos positivos y negativos. El efecto positivo más importante radica en que la situación vivida desde marzo del año pasado nos llevó a acelerar los trámites digitales, que era un proceso que estábamos implementando, pero que se agilizó debido a las circunstancias. Estamos entregando certificaciones electrónicas para importaciones y exportaciones y ya entramos en el mundo de los códigos QR para muchas cosas.

El impacto negativo radica en que algunas de las visitas de verificación de las comisiones técnicas de los países a Colombia para corroborar la sanidad de cultivos y actividades pecuarias, se han aplazado debido a las restricciones de movilidad establecidas a nivel global.

Fuente: Portafolio

Noticias Externas

Noticias Internas