fbpx

El peso colombiano se fortaleció debido a un dato del PIB más alto de lo esperado

Esta noticia es propiedad de: La República

En el plano internacional, el presidente de la Fed en Dallas afirmó que no subirán la tasa de interés hasta 2022, por lo que el temor inflacionario en EE.UU. continúa.

Ayer, el dólar cerró con un precio promedio de $3.655,81, lo que representó una caída de $27,03 frente a la Tasa Representativa del Mercado (TRM), que para la jornada se ubicó en $3.682,84.

El precio máximo registrado durante el día fue de $3.676, mientras que el mínimo fue $3.643,35. Durante la jornada se negociaron U$1.122 millones a través de 2.103 transacciones.

La divisa estadounidense cayó con fuerza desde un repunte importante que tuvo en mayo. El 6 de este mes, la moneda llegó a los $3.846,28. Desde ese momento y hasta la última jornada, ha tenido una disminución de $190,47. Además de ser un ejercicio normal de los activos (llegar a un techo para luego corregir su precio con una caída o viceversa), la baja del dólar responde a varias razones.

“Si bien el dólar viene de una racha positiva, ha cedido terreno debido a las señales de mejoría que muestran grandes economías como la del Reino Unido y varios países de la eurozona, que están listos para una reapertura total y, con ello, han impulsado sus monedas con mucha fuerza. Estos datos alentadores llegan tan solo un día después de que se suavizaran varias restricciones y bloqueos y al ver que cientos empresas abrirán sus puertas en próximos días”, expresó Sophie Griffiths, analista de mercados en Oanda.

Con un buen escenario económico, los inversionistas abren apetito por el riesgo, por lo cual los títulos de oro y petróleo están al alza. A su vez, los agentes abandonan activos refugio como el billete verde.

La caída de la moneda también tiene que ver con el dato de la inflación de Estados Unidos, el cual se publicó hace dos semanas y reveló que para abril de 2021 la cifra se ubicó en 4,2%. La variación mensual del IPC (Índice de Precios al Consumo) fue de 0,8% y la inflación acumulada en 2021 es de 2,5%.

Lo que sucede cuando la inflación sube más de lo esperado es que la Reserva Federal de Estados Unidos sube las tasas de interés. Sin embargo, el presidente de la Fed de Dallas, Robert Kaplan, “reiteró el lunes que no espera que las tasas suban hasta el próximo año, lo que alimentó un descenso de las apuestas de que la presión inflacionaria podría obligar a la Fed a actuar antes”, informó Reuters.

A nivel nacional, el panorama es más alentador que el pasado 6 de mayo, lo cual le dio un impulso al peso, contribuyendo con el alza de la TRM. Andrés Moreno, analista bursátil, explicó que “a pesar de la caída de la reforma tributaria y de las protestas sociales, el dato de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de Colombia fue muy bueno”. El PIB creció 1,1%, en el primer trimestre. Pese a las complicaciones, este dato se convirtió en el salvavidas de la moneda nacional.

Fuente: La República

Noticias Externas

Noticias Internas