fbpx

El precio del dólar abrió con un promedio de $3.638,03, tras caer $2,04 frente a la TRM

Esta noticia es propiedad de: La República

El crudo West Texas Intermediate registró bajó 2% a US$60,88 el barril, mientras que el crudo Brent cayó 2% a US$64,77 el barril.

A las 8:00 a.m. el dólar abrió con un precio promedio de negociación de $3.638,03, lo que representó una caída de $2,04 frente a la Tasa Representativa del Mercado que para la jornada de hoy se ubicó en $3.640,07.

El precio máximo alcanzado hasta el momento es $3.640,00 y el mínimo de $3.635,00.Durante el día se han negociado US$27 millones a través de 41 transacciones.

Los rendimientos de los bonos del Tesoro de EE. UU. aumentaron en medio de la confianza en que la Reserva Federal seguirá siendo flexible, incluso cuando el crecimiento sólido lleva a la economía más grande del mundo de regreso a niveles prepandémicos.

Bloomberg destaca que mientras las economías emergentes, desde India hasta Brasil, están lidiando con un aumento repentino de Covid-19 o frenos renovados, el mundo desarrollado está en un camino de recuperación más firme con un ritmo más rápido de vacunación.

Los datos del jueves pueden mostrar que el producto interno bruto de EE. UU. Aumentó a un ritmo anualizado del 6,9% de enero a marzo después de una tasa más moderada del 4,3% en el trimestre anterior.

Otros informes de esta semana pueden mostrar un repunte en la confianza del consumidor y un sólido gasto personal.

El crudo estadounidense West Texas Intermediate bajó 2% a US$60,88 el barril, mientras que el crudo Brent se hundió 2% a US$64,77 el barril.

Según Reuters, los gestores de carteras aumentaron ligeramente su exposición al petróleo la semana pasada, centrándose principalmente en el Brent, pero las posiciones se mantuvieron dentro del rango, ya que la disciplina de producción de la Organización de Países Exportadores de Petroleo (Opep) se vio compensada por una nueva ola de infecciones por coronavirus.

Los precios del petróleo crudo ya se encuentran en su promedio a largo plazo o ligeramente por encima de ellos en términos reales, lo que es consistente con un mercado en las etapas iniciales o intermedias de un repunte cíclico.

Los precios más altos en este punto probablemente desencadenarían una perforación y producción aceleradas del sector de esquisto de EE. UU., más aumentos más rápidos de la producción de la Opep, lo que garantizaría que los precios se vuelvan progresivamente inestables por encima de los US$70.

Es probable que precios significativamente más bajos den lugar a una respuesta de Arabia Saudita y posiblemente de otros miembros de la Opep, además de desalentar la reactivación de la perforación y terminación de pozos en EE. UU.

Fuente: La República

Noticias Externas

Noticias Internas