fbpx

El senado absuelve a Donald Trump en su segundo juicio político

Esta noticia es propiedad de: El Espectador

El segundo juicio político contra el expresidente Donald Trump terminó en su absolución. El Senado no consiguió los dos tercios de los votos que se necesitaban para condenar al republicano: solo consiguieron 57 votos a favor.

Donald Trump se salvó de nuevo. El segundo juicio político en su contra, que comenzó el martes 9 de febrero y que buscaba condenarlo por “incitación a la violencia” por su papel en la toma del Capitolio el pasado 6 de enero, terminó con su absolución. Sólo consiguieron 57 votos a favor.

Los demócratas, que ahora tienen mayoría simple en el Senado, no consiguieron los votos que necesitaban para lograr una condena y, de paso, una prohibición para que Trump pueda ocupar cargos públicos en el futuro.

El proceso vivió una confusa jornada este sábado. A primera hora, el Senado acordó convocar testigos, provocando que el juicio se alargara días. Sin embargo, horas más tarde, la misma Cámara Alta anunció que ya no iba a llamar testigos, a cambio de que la defensa de Trump admitiera como evidencia una declaración de la congresista republicana Jamie Herrera Beutler sobre una llamada telefónica entre el líder de la minoría de la Cámara, Kevin McCarthy, y Trump el día de la toma del Capitolio.

Este acuerdo abrió la vía para que comenzaran los argumentos de cierre del juicio y se procediera al voto.

Fue el segundo juicio político que enfrentó el exmandatario, luego de un primer proceso a finales de 2019 y en el que también fue absuelto por voto de la mayoría del Senado, controlado en ese momento por el Partido Republicano.

Para lograr una condena en contra de Trump se necesitaba el voto de dos tercios de los senadores, es decir 67 de los 100 votos. Demócratas y republicanos tienen cada uno 50 legisladores, por eso se necesitaba que 17 republicanos votaran a favor del juicio, algo improbable en este momento, pues el poder del expresidente sigue siendo muy grande.

¿Qué pasó?

A finales del año pasado, los demócratas acusaron al entonces presidente de “incitación a la insurrección”. La acusación fue aprobada por la Cámara de Representantes, que argumentó que Trump insistió durante meses, sin prueba alguna, que los resultados de las elecciones presidenciales no deberían ser aceptados por el pueblo.

Justamente el 6 de enero, Trump recibió una marcha de seguidores que insistían en el supuesto fraude electoral. Les dijo que debían “luchar con todas sus fuerzas” y los animó a ir hasta el Congreso para hacer escuchar sus voces. La manifestación llegó a las puertas del edificio del Congreso y superó a las fuerzas de seguridad y tomaron el edificio a la fuerza dejando 5 muertos.

Esta semana comenzó el juicio, luego de que el Senado votara la constitucionalidad del impeachment, pues Trump argumentó que el juicio era ilegítimo. Una mayoría de expertos en la Constitución han opinado que el proceso es legítimo incluso si ya no puede resultar en la destitución de Trump, porque evalúa hechos que se produjeron cuando él todavía era presidente.

Después de eso, los demócratas presentaron sus argumentos durante 16 horas, pero la defensa del exmandatario solo usó tres horas para responder las acusaciones. Luego se formularon preguntas y tras dos horas de cada parte para argumentos finales se procedió a la votación.

Fuente: El Espectador

Noticias Externas

Noticias Internas