fbpx

Hay optimismo sobre rápida recuperación económica tras el coronavirus

A pesar de la situación, algunos economistas prevén un sólido avance del crecimiento mundial.

La economía mundial sufre una dura paralización por las medidas de confinamiento destinadas a combatir la pandemia de coronavirus, con la quiebra de empresas y la deuda pública disparada en muchos países, pero algunos economistas son optimistas sobre una reactivación sólida tras la tempestad.

Las comparaciones con la crisis financiera de 2008 ya no alcanzan, vista la magnitud de las cifras. El número de desempleados, las pérdidas de las empresas, los montos de los planes de sostén económico en los países desarrollados: los ceros se alinean uno tras otro, superando con creces lo que el mundo vio hace más de una década.

Hay que remontarse a la Gran Depresión de 1929 para encontrar magnitudes similares, según la directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva.

El crecimiento mundial tendrá un comportamiento "fuertemente negativo en 2020″, y 2021 podría ser "peor" si la pandemia se extiende, estimó el jueves pasado, antes de las reuniones de primavera boreal del organismo, las cuales tendrán formato virtual por primera vez esta semana.

A pesar de la situación, algunos economistas prevén una recuperación económica rápida y sólida cuando las personas puedan dejar sus hogares y vuelvan a trabajar.

UN HURACÁN

Las consecuencias de esta crisis se parecen más a las de una catástrofe natural, por ejemplo un huracán, que a las de una crisis financiera o económica tradicional, destacaron economistas de la Reserva Federal (Fed, banco central) regional de Nueva York.

"Las recesiones se desarrollan progresivamente, con el paso del tiempo", explicaron el viernes los investigadores Jason Bram y Richard Dietz. En cambio, la pandemia de coronavirus, que ya ha dejado más de 100.000 muertos en el mundo, "llegó de golpe, y golpeó de lleno la economía en un mes", aseguraron. Primero afectó al turismo, las aerolíneas y los viajes.

Pero, a diferencia de una catástrofe natural, no conlleva destrucción de infraestructura, "lo cual podría facilitar una reactivación económica más rápida", sostienen. Incluso con gasto público masivo, esencial para una recuperación, "las pérdidas de empleo serán traumáticas y un reactivación posvirus completa tomará de 12 a 18 meses", estima por su lado Gregory Daco, de Oxford Economics.

¿Pero cuándo soltar amarras? En momentos en que China le devolvió la libertad a los habitantes de regiones afectadas luego de dos meses de confinamiento, y que los países europeos comienzan a pensar en un calendario, el presidente estadounidense Donald Trump consideró que esa será la decisión más importante de su vida.

"Deberemos proceder lentamente (…). Y tendremos reveses", consideró Karen Dynan, exjerarca del Tesoro de Estados Unidos.

CONTRACCIÓN DE 3,4% EN 2020

Estados Unidos, la mayor economía del mundo, había iniciado el año con una
economía a todo vapor, con el desempleo en su nivel más bajo en 50 años. Pero la crisis del coronavirus dio un inesperado giro a la realidad de una economía floreciente: 17 millones de personas quedaron desempleadas en apenas tres semanas.

La economía debería registrar una contracción de 20% en abril y otro 20% en mayo, advirtió el viernes Dynan, que proyecta una caída económica de 8% en 2020.

Para todo el mundo, espera un descenso de 3,4%, un pronóstico más pesimista que los ya publicados.

En cambio, para 2021 es entusiasta y prevé una expansión de 7,2%. Reconoce, sin embargo, que muchos de sus colegas del centro de estudios Peterson Institute no comparten su optimismo.

En Estados Unidos, la inyección masiva de liquidez en la
economía abultará aún más el déficit fiscal, algo que comenzará a notarse en abril.

Fuente: Portafolio

Noticias Externas

Noticias Internas