fbpx

La confianza empresarial mejora ligeramente en abril en Alemania, pese a la tercera ola

Esta noticia es propiedad de: Economía

La confianza empresarial ha mejorado algo en abril en Alemania, pero la tercera ola de infecciones de coronavirus y la escasez de algunos materiales frenan la recuperación de la economía alemana.

El índice de confianza empresarial en el conjunto de Alemania del Instituto de Investigación Económica alemán (Ifo) subió en abril hasta 96,8 puntos, desde los 96,6 revisados de marzo.

El presidente del Ifo, Clemens Fuest, dijo que las empresas consideraron que su situación actual es mejor, pero no fueron tan optimistas respecto a los próximos seis meses.

"La tercera ola de infecciones y los cuellos de botella de materiales semielaborados frenan la recuperación de la economía alemana", comentó Fuest.

La confianza empresarial ha mejorado por tercer mes consecutivo, lo que generalmente se considera un cambio de tendencia de la economía.

Hace un año la confianza empresarial, un importante barómetro del estado de salud de la economía alemana, se había hundido en Alemania hasta un récord histórico porque el ambiente en las empresas era catastrófico.

En el sector manufacturero, la confianza empresarial ha mejorado al máximo desde mayo de 2018 porque las empresas dijeron que sus negocios son "notablemente mejor" y que "la situación de la demanda es muy buena".

La utilización de capacidades subió hasta el 86,2 % en abril, desde el 81,9 % de marzo, por lo que por primera vez desde hace casi dos años se sitúa por encima de la media a largo plazo del 83,5 %.

Pero las expectativas optimistas se frenan porque el 45 % de las empresas sufre escasez de algunos productos, el máximo desde 1991.

En el sector servicios, la confianza empresarial también ha bajado un poco, tras haber subido con fuerza en marzo, porque los proveedores de servicios están algo menos satisfechos con su situación actual y el incipiente optimismo ha desaparecido de nuevo.

El sector de logística se beneficia del repunte de la industria, pero los sectores de la gastronomía y del turismo siguen sufriendo.

En el comercio, la confianza empresarial ha subido un poco porque ha mejorado notablemente la valoración de la situación actual, especialmente de los concesionarios de automóviles, pero ha aumentado el pesimismo respecto a las expectativas.

La confianza empresarial en el comercio mayorista es mejor que en el minorista.

En el sector de la construcción el índice ha caído porque las empresas de la construcción están menos satisfechas con su situación actual y sus expectativas son muy escépticas.

Muchas empresas de las construcción también dijeron que tienen escasez de materiales.

Fuente: Economía

Noticias Externas

Noticias Internas