fbpx

La estrecha ruta que sigue el comercio mundial

Esta noticia es propiedad de: Cincodias

Por razones de eficiencia y de geografía, el comercio de todo el planeta, y con él la economía global, depende de cuatro zonas: el canal de Suez, el de Panamá, el estrecho de Ormuz y el de Malaca.

China, principal país exportador de mercancías, también exporta sabiduría. La hasta ahora inexorable globalización ha hecho más cierto que nunca su viejo proverbio sobre el aleteo de una mariposa que se deja sentir en la otra parte del mundo. Cuando un terremoto sacude un punto de la cadena de suministro global, las réplicas viajan miles de kilómetros.

El reciente bloqueo del canal de Suez, con una factura de 8.100 millones de euros en mercancías por cada día fuera de servicio en base a las estimaciones de Lloyd’s List, es el último recordatorio de que el comercio global fluye por un camino menos amplio de lo que cabría pensar. Debido a la búsqueda de eficiencia en el transporte, se abaratan los costes, pero, a cambio, la dependencia de cuatro puntos estratégicos es muy elevada.

Según los datos de la Organización Mundial de Comercio (OMC), en todo 2020 se transportaron mercancías por valor de 17,6 billones de dólares. El canal de Suez, el de Panamá, el estrecho de Ormuz y el de Malaca fueron fundamentales a la hora de mover esa carga. La autoridad del canal de Suez desvela que cerca del 12% de las mercancías mundiales transitan por este paso que, según el sitio web especializado en logística marítima Searates, evita 6.400 kilómetros de viaje frente a la ruta alternativa por el cabo de Buena Esperanza. Pero no es el punto clave más transitado.

En un reciente artículo, la BBC recoge que a través del estrecho de Malaca, la puerta de entrada entre el océano Pacífico y el Índico, circulan cada año el 25% de las mercancías mundiales. En el caso del canal de Panamá, fuentes oficiales del mismo refieren que aproximadamente un 3% del comercio mundial pasa por su sistema de esclusas. Entre las diferencias con Suez, el canal de Panamá sirve principalmente a portacontenedores en vez de a buques petroleros y su calado no depende de mareas. En un viaje desde EE UU a Chile, Panamá ahorra 7.400 kilómetros de distancia según la Asociación de Navieros Españoles (Anave).

Fuente: Cincodias

Noticias Externas

Noticias Internas