fbpx

La línea de créditos europea para salvar empresas alcanza los 94.000 millones de euros

Esta noticia es propiedad de: El País

El Banco Europeo de Inversión aprueba las garantías para generar préstamos por 16.800 millones en España.

El Eurogrupo lanzó en abril de 2020 una triple red de seguridad para hacer frente a la pandemia, cuyos pilares han sido más o menos aprovechas por las capitales. Ese primer paquete de ayudas masivas, de 540.000 millones, contemplaba una línea de financiación de hasta 240.000 millones de euros del Mede (el fondo de rescate europeo) de 200.000 millones para salvar a pymes a través del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y otros 100.000 millones para financiar ERTE mediante bonos comunitarios (el llamado fondo SURE).

Ningún país ha solicitado créditos al Mede, entre otras cosas, por el estigma que sigue suponiendo llamar a la puerta del fondo de rescate. En cambio, los gobiernos sí han aprovechado los créditos del SURE. Ahora por fin empieza a fluir también el dinero del BEI, después de que en diciembre Competencia diera luz verde a ese fondo al despejar la normativa sobre ayudas de Estado.

En este periodo, el BEI ha liberado casi el 50% de los 25.000 millones de garantías aportadas por los Estados miembros, que permitirán movilizar hasta 93.900 millones de euros. “La lógica de nuestra intervención es sencilla. Con un respaldo de 25.000 millones de los países miembros, damos a los bancos comerciales y públicos garantías para desbloquear préstamos a compañías que están sanas, pero sufren problemas de liquidez a causa de la crisis de la covid-19”, sostuvo el presidente de la entidad, Werner Hoyer, en un encuentro por videoconferencia con varios medios, entre ellos EL PAÍS.

España protagonizó la primera operación de ese paquete de préstamos, que lleva el nombre de Fondo Europeo de Garantía. Ese dinero se articula a través de instituciones financieras, como bancos y fondos, que se encargan de que llegue a pequeñas y medianas empresas (al menos el 65% del total) y al sector público. Según fuentes del BEI, se trata de crear una cartera de créditos a partir de las garantías aportadas por los países.

De acuerdo con los datos del banco europeo, las mayores operaciones se han producido en España, Portugal, Polonia o Francia. Para España se han aprobado de momento fondos por valor de 2.100 millones de euros. Aplicando la metodología que emplea el BEI, eso significa que se regará al sector empresarial con créditos por valor de 16.800 millones de euros. De momento, la operación de mayor envergadura en España se ha firmado con Banco Santander (315 millones de euros). El BEI estima que, si sigue el actual ritmo, a finales de año habrá aprobado los 25.000 millones de euros aprobados por los países, lo cual permitiría alcanzar los 200.000 millones aprobados por los ministros de la zona euro hace un año.

Fuente: El País

Noticias Externas

Noticias Internas