fbpx

Los 6 retos económicos inmediatos del gobierno Biden

Esta noticia es propiedad de: El Nuevo Siglo

Inmediatamente ocupe este miércoles 20 de enero su oficina de la Casa Blanca como el nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden no tendrá tiempo para descansar de su posesión porque tiene varios retos inmediatos que no dan espera. El primero será ocuparse del manejo de la logística para enfrentar la pandemia del covid-19 y los programas de ayudas que prometió para los estadounidenses por US$1,9 billones, lo que aumentará el déficit fiscal de US$3.132 billones, todo  un récord.

Este será el primer lance que deberá enfrentar en el Congreso, Janet Yellen, la flamante secretaria del Tesoro, que tiene la suficiente experiencia para promover esa ayuda. A los 74 años, Yellen llamará a los legisladores a no fijarse en los gastos, cuando los republicanos, que serán oposición, se preocupan por el déficit de las cuentas públicas.

Yellen debería llamar a los legisladores a adoptar este plan de ayuda sin mirar el endeudamiento del país en lo inmediato, tal como lo anticipó durante la sesión de este martes donde se debatió su nominación

"Los economistas no están siempre de acuerdo, pero pienso que hay un consenso actualmente: sin nuevas acciones, corremos el riesgo de una recesión más larga y más dura ahora, y cicatrices a largo plazo en la economía más tarde", deberá argumentar al asumir el cargo, según extractos de su discurso obtenidos por The Wall Street Journal.

Los gastos anunciados por Biden podrían chocar con reparos de los republicanos, habitualmente más reacios a una intervención tan amplia del Estado federal como sugieren los demócratas, a pesar de cuatro años de enormes gastos en los que incurrió el gobierno de Donald Trump, con megapaquetes de ayuda por la crisis del coronavirus, en 2020, que sumaron unos US$2,7 billones.

1.- Ayudas

La pandemia ha puesto fin a la expansión económica más larga en la historia de Estados Unidos. Y hasta que el gigante americano no contenga su volumen de contagios, el Presidente tendrá dificultades para reconstruir el aparato productivo del país. Los casos de coronavirus rozan ya los 20 millones en Estados Unidos, un 6% de su población, pero las muertes, han sido una estocada irreparable: casi 400.000 en 10 meses.

Sin duda este mes y febrero serán el período más difícil en la historia de la salud pública del país, según Robert Redfield, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), quien ha advertido acerca del riesgo de colapso sanitario. Y aunque, con la llegada de la vacuna se prometió inmunizar a 20 millones de personas antes del fin de 2020, apenas se superaron los dos millones.

2.- El crecimiento

El primer confinamiento de Estados Unidos por la crisis del covid-19 lastró su economía con un declive similar al de la Gran Depresión de 1929. En el segundo trimestre del 2020, el PIB del país se desplomó un 9% -equivalente a un ritmo anualizado del 32,9%-, en medio del cierre masivo de negocios y comercios. Aunque en el tercer trimestre la economía estadounidense experimentó un rebote del 7,4%, el PIB sigue todavía un 3,5% por debajo del nivel precrisis. Si el mandatario cumple con su agenda para contener los contagios, Estados Unidos tendrá que afrontar la estrategia para recuperar su economía.

El mayor temor es que un segundo cierre provoque una nueva ola despidos en algunos de los principales sectores de la economía: eventos, aerolíneas, turismo y hotelería. Durante la primera ola de contagios, más de 40 millones de estadounidenses fueron despedidos y más de una cuarta parte de ellos no ha recuperado el trabajo después de que miles de negocios quebraran por el confinamiento nacional.

3.- Los  impuestos

En medio de una crisis financiera sin precedentes, Biden se ha trazado un objetivo: poner fin a las ventajas fiscales de las grandes corporaciones y los más pudientes.

Para hacer esto posible, Biden ha propuesto revertir en parte la reforma fiscal de Donald Trump y elevar en siete puntos porcentuales, hasta el 28%, el impuesto sobre sociedades, sin alcanzar el tipo del 35% que había en el mandato de Barack Obama. Solo con esta subida, Estados Unidos sumaría US$1.400 millones a su recaudación. Pero la mayor partida provendría del alza en el impuesto de la renta para aquellas personas que ganen más de US$400.000 anuales, cuyos tributos generarían unos US$758.000 millones extra.

El plan del demócrata también incluye el aumento de la carga impositiva en las herencias, un apartado con el que se ingresarían unos US$218.000 millones.

4.- Los aranceles

De otro lado, el cambio de Gobierno, alimenta las expectativas de ver aliviadas las tensiones comerciales de Estados Unidos con la Unión Europea y China.

En la agenda de Bruselas resalta la reforma de la Organización Mundial del Comercio (OMC) para retirar los aranceles que EE.UU impuso a productos europeos, por la suma de US$7.500 millones (6.320 millones de euros), en respuesta a las ayudas europeas que recibía Airbus.

Es el caso del aceite y el vino español, cuyas ventas a EE.UU alcanzan los 700 millones de euros, y han sido gravados con aranceles del 25% de su valor en aduana.

El ministro de Exteriores del país asiático, Wang Yi, aseguró que espera que la llegada de Biden al Gobierno de Estados Unidos permita establecer un modelo de coexistencia que beneficie a ambos países y sus respectivas economías.

El reclamo llega tras dos años de un enfrentamiento avivado por la administración de Trump con la intención de reducir el déficit comercial crónico y anticiparse al posicionamiento en la implantación de la tecnología 5G.

Sin embargo, Biden ha propuesto un cambio de tono pero no de fondo en la contienda internacional con el gigante asiático, asegurando que Estados Unidos no puede bajar la guardia frente a China.

5.- Crecimiento verde

Biden ha hecho del desafío verde uno de los puntos más ambiciosos de su agenda. “Nuestro medio ambiente y nuestra economía están completa y totalmente conectados”, ha defendido el presidente, quien ha prometido que, con su entrada en el Ejecutivo estadounidense, el país no solo se unirá nuevamente a los pactos multilaterales vigentes, como el Acuerdo de París, sino que tomará el liderazgo en la ruta para frenar el calentamiento global.

Biden ha propuesto una inversión de unos US$2 billones para mejorar la eficiencia de las plantas de energía, los vehículos, el transporte público y los edificios, buscando con ello que sean menos dependientes de los combustibles fósiles. Este plan arropará al Nuevo Acuerdo Verde (Green New Deal), abanderado por los demócratas, que pretende descarbonizar la economía estadounidense en 10 años.

6.- Desempleo

Los datos de empleo en Estados Unidos correspondientes al mes de diciembre han sido peores de lo esperado, excepto por la tasa de desempleo.

El mes pasado se perdieron 140.000 nóminas no agrícolas, un dato mucho peor de lo esperado y un mazazo en comparación con lo conseguido el mes anterior.

La tasa de desempleo se mantuvo en el 6,7% (a pesar de las que previsiones apuntaban a la subida de una décima con respecto al mes anterior).

En diciembre se perdieron también 95.000 nóminas privadas no agrícolas

Según estimaciones, el desempleo podría llegar este año a 5,6% y 5,0% en 2022.

De los 22 millones de puestos de trabajo perdidos en la pandemia, 9,8 millones siguen fuera del mercado.

Fuente: El Nuevo Siglo

Noticias Externas

Noticias Internas