fbpx

Los beneficios de las empresas españolas sufrieron en 2020 una caída récord al desplomarse un 26%

Esta noticia es propiedad de: ABC ECONOMIA

Los beneficios de las empresas españolas sufrieron un desplome en 2020 inédito desde que existen series históricas. El resultado contable positivo de las empresas españolas se desplomó un 25,9% en el pasado año, una caída que no tiene precedentes, ni siquiera cuando estalló la burbuja inmobiliaria, recoge el informe de recaudación anual de 2020 publicado por la Agencia Tributaria. Entonces, en 2008 cayeron un 16,4%. De esta forma, el beneficio alcanzó los 212.438 millones, el menor dato desde 2017, lo que muestra que, pese a un hundimiento récord, el tejido empresarial se había saneado considerablemente los últimos años gozando de una capacidad de financiación y tesorería mayor que en años de burbuja.

En cualquier caso, todo ello provocó que la recaudación de Sociedades se desplomara un 33%, volviendo a niveles de 1999, al ingresar 15.858 millones de euros. Se trata, eso sí, de la mayor caída desde el 39% de hundimiento que se produjo en 2008, con la crisis inmobiliaria. En 2007, el Impuesto de Sociedades ingresó tres veces más que en 2020, con 44.823 millones, una cota que nunca se volvió a alcanzar, lo que habla de los hinchados balances de empresas que, con el fin de la burbuja, cayeron en desgracia.

Entre las grandes empresas y los grupos consolidados, la reducción del beneficio fue mucho mayor, del 34,5%. Al distinguir, el desplome fue particularmente intenso en los grupos consolidados, en los que la reducción de los beneficios llegó a ser del 44% y la de la base imponible del 31,5%.

Las grandes empresas pagaron un 19%

Junto a ello, el tipo efectivo de las empresas fue del 8,26% de acuerdo al resultado contable –del 21,44% por base imponible–. Las grandes empresas en grupos consolidados tuvieron un tipo del 5,11% –19,07% por base imponible– mientras que el resto de compañías destinaron un 12,24% del resultado contable –o el 22,94% de la base imponible–.

Curiosamente, el Gobierno quiere aprobar un tipo mínimo del 15% para las grandes empresas. EE.UU. propuso hace unas semanas un tipo mundial del 21%. CEOE y los asesores fiscales de Aedaf señalan que es incorrecto tomar el resultado contable como indicador de los impuestos que se pagan en España, ya que incluye beneficios que las multinacionales españolas han conseguido en todo el mundo. Las pymes, al estar menos internacionalizadas, no tienen este efecto. Por tanto, recomiendan coger la base imponible. Aedaf calcula que el tipo efectivo es del 22,6%.

Fuente: ABC ECONOMIA

Noticias Externas

Noticias Internas