fbpx

Narcotráfico y Venezuela, los temas de la reunión de Duque con Trump

Duque pidió “sanciones más fuertes” para el gobierno de Nicolás Maduro y aseguró que se usará aspersión aérea para combatir los cultivos de uso ilícito. Trump dijo que es necesario "fumigar" para la lucha antidrogas.

Una agitada agenda desarrolla este lunes el presidente Iván Duque Márquez en Estados Unidos, y uno de los puntos en ella ha sido una reunión en la Casa Blanca con el presidente de ese país, Donald Trump. En ese encuentro, que duró aproximadamente 45 minutos, ambos mandatarios hablaron sobre la lucha contra el narcotráfico y Venezuela.

“Hemos discutido diferentes temas de fronteras, comercio y lamentablemente narcotráfico. Tuvimos una sesión muy buena y estamos deseoso de reunirnos con representantes de ambos lados porque tenemos temas de qué hablar”, dijo Trump en declaraciones posteriores a la prensa.

Por su parte, Duque destacó que EE. UU. y Colombia han sido aliados muy fuertes combatiendo el narcotráfico. “Siempre hemos hecho frente a esos delitos juntos. Hemos trabajado muy bien contra ello, incluso, contra el tráfico de personas, que se ha convertido en un problema muy grave”, indicó el mandatario colombiano.

En ese sentido, aseguró que se combatirán los cultivos de coca con aspersión aérea de glifosato. “Necesitamos combinar todos los elementos a nuestra disposición, no solo la aspersión, sino (mantener) los niveles históricos de erradicación manual. Hay que trabajar con todos los elementos y luchar contra ese crimen que está afectando a nuestro pueblo y los países del mundo”, agregó Duque.

Sobre Venezuela, el presidente de Colombia le pidió a Trump que se impusieran “sanciones más fuertes, porque ellos han destruido el sistema de salud de Venezuela y este año tenemos que trabajar unos para asegurar una transición política y democrática en ese país”.

Trump defendió a su turno la fumigación de cultivos ilícitos para la lucha antidrogas, teniendo en cuenta además que el gobierno de Duque espera reanudar la fumigación, una iniciativa aplaudida por Estados Unidos pero muy resistida por campesinos y organizaciones de derechos humanos.

"Bueno, van a tener que fumigar. Si no fumigan no se van a deshacer de ellos", dijo Trump en referencia a los carteles de droga, contestando a la pregunta de un periodista.

El presidente de Estados Unidos recibió a Duque en el despacho Oval de la Casa Blanca, para una reunión que según Trump fue planeada rápidamente "durante el fin de semana".

Las aspersiones aéreas con glifosato para la lucha antidrogas en Colombia fueron suspendidas en 2015, cuando el gobierno del expresidente Juan Manuel Santos acogió una advertencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que consideró ese herbicida como "probablemente" cancerígeno.

Ese controvertido herbicida está asociado a efectos cancerígenos y riesgos genéticos, y muchos países en Europa buscan prohibirlo por los peligros para la población.

El gobierno de Duque ha dicho que está elaborando informes de impacto sanitario y ambiental para cumplir con los requisitos establecidos por la Corte Constitucional de Colombia para reiniciar el programa de fumigación, comprometiéndose a minimizar los efectos adversos.

Colombia es el principal cultivador mundial de hoja de coca, con 169.000 hectáreas sembradas en 2018 y un potencial para producir 1.120 toneladas de cocaína, según la ONU.

En 2017 la cantidad de sembradíos registrada por Naciones Unidas había sido mayor -171.000 hectáreas. Y, según Duque, en 2019 se erradicaron manualmente 100.000 hectáreas, una cifra histórica.

En la reunión de este lunes, Duque defendió que hay que usar "todos los elementos" disponibles en la lucha contra los cultivos ilícitos y destacó los logros de su gobierno en la erradicación manual.

"Tenemos que trabajar con todos los elementos y tenemos que ser muy duros contra el crimen", afirmó en relación a los carteles de droga. Duque lanzó un plan antidrogas que prevé reducir a la mitad el territorio cultivado con coca entre 2022 y 2023.

Estados Unidos anunció a principios de año que entregará a Colombia -su aliado más estrecho en la región- 5.000 millones de dólares para invertir en zonas afectadas por los narcocultivos, algunas de ellas establecidas como prioritarias en el acuerdo de paz de 2016 que desarmó a la exguerrilla comunista FARC.

Más temprano Duque denunció ante ante el grupo de cabildeo pro-Israel AIPAC el apoyo que da el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela a la milicia chiita Hezbolá. "Ellos le han abierto la puerta a Hezbolá para que los apoyen en los crímenes que cometen contra su propio pueblo", dijo el presidente en relación a la milicia chiita libanesa, considerada por Estados Unidos como el brazo "terrorista" de Irán.

En su discurso durante la reunión de AIPAC, una cita anual que reúne a políticos demócratas y republicanos, Duque también denunció las "trazas antisemitas" del gobierno de Maduro.

Colombia forma parte del grupo de más de 50 países que no reconocen el gobierno de Maduro por las irregularidades denunciadas en las últimas elecciones y que considera como presidente interino al opositor Juan Guaidó.

Duque destacó que su país se alineó en enero con la posición de Estados Unidos con respecto a Hezbolá, designándola como "organización terrorista".

"Vamos a trabajar con nuestros aliados para luchar con cada una de las organizaciones terroristas del mundo", dijo el presidente colombiano. "Organizaciones como Hezbolá tienen que ser destruidas", agregó.

Fuente: El Espectador

Noticias Externas

Noticias Internas