fbpx

OPEP, con cada vez menos opciones para atajar la crisis de virus chino

Uno de los principales retos de la organización es que no tienen idea de cuán grande es el problema.

Los productores de petróleo están comenzando a sentir el impacto del nuevo coronavirus a medida que continua expandiéndose y que deben tomar medidas drásticas para atajar el devastador impacto sobre los precios.

Los principales productores del mundo se enfrentan a dos preguntas: ¿cuánto tiempo durará y que tan severas serán las consecuencias? Las preguntas, por supuesto, aun nos escapan, pero el grupo de naciones de la OPEP+ pronto tendrá que sopesar una serie de suposiciones informadas.

La reacción inicial es parecida a la de un hormiguero agitado, con movimientos frenéticos en todas las direcciones en medio de una aparente falta de coordinación. En días finales de la semana pasada se concretó su próxima reunión, programada para la primera semana de marzo, que fue adelantada en un mes.

Esta medida parece haber sido impulsada por Arabia Saudita, el productor más grande de la OPEP, pero inicialmente recibió poco apoyo del miembro no OPEP más grande: Rusia. Uno de los principales retos a los que se enfrenta la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus grandes contrapartes productoras de petróleo es que no tienen idea de cuán grande es el problema que enfrentan.

En este punto, las estimaciones del impacto de la epidemia en la demanda de petróleo varían ampliamente. S&P Global Platts prevé una caída "casi catastrófica" de la demanda mundial de petróleo en 2,6 millones de barriles por día en febrero y de 2 millones de barriles en marzo en el peor de los casos.

No es de extrañar que los productores estén en pánico. China es, de lejos, el mayor mercado para las exportaciones de crudo de la OPEP+, y los grandes productores del Golfo Pérsico son particularmente vulnerables.

Los datos de seguimiento de petroleros compilados por Bloomberg muestran que casi una cuarta parte de todos los envíos fuera de la región el año pasado fueron a China.

Al agregar los otros tres grandes compradores asiáticos, India, Japón y Corea del Sur, esa participación aumenta a dos tercios. Es difícil sobreestimar la importancia de China para los equilibrios mundiales del petróleo.

A principios de este mes, las propias previsiones de la OPEP mostraron que el país más poblado del mundo representa más de una cuarta parte de todo el crecimiento de la demanda de petróleo en todo el mundo este ano.

La Agencia Internacional de la Energía vio que tenía un rol aún más importante, con casi 40% de la demanda incremental en China. La palabra "virus" no apareció en ninguno de los informes mensuales de esas agencias.

El virus no afectará a todos los productos derivados del petróleo por igual. Con prohibiciones de viaje y unas vacaciones extendidas de Año Nuevo lunar, los combustibles para el transporte serán los más afectados.

Se esperaba que la gasolina, el combustible para aviones y el gas/petróleo diésel representaran 55% de la demanda de petróleo de China este año y casi 60% del crecimiento. Estos productos serán los más afectados, y no solo en China.

Las prohibiciones de vuelos a China por parte de muchas aerolíneas, incluidas British Airways Plc y Delta Air Lines Inc., y las restricciones de viaje para los turistas chinos tendrán un efecto negativo en el uso de combustible en otros lugares, particularmente en países cercanos que son destinos preferidos para grupos de turistas.

Luego, están todos los otros efectos secundarios. Una menor demanda de los usuarios finales significa una menor demanda de las refinerías. Las principales refinerías estatales chinas pueden recortar las tasas de ejecución por debajo de 70% para hacer frente a la caída de la demanda, dijo el consultor de la industria JLC en una nota, mientras que las tasas operativas en refinerías independientes de propiedad privada en la provincia oriental china de Shandong podrían reducirse a menos de 50%.

Incluso antes de que el nuevo coronavirus empezara a afectar el consumo de petróleo, los productores miembros de la OPEP+ ya estaban en problemas. El difícil acuerdo de producción que celebraron en diciembre no genero recortes significativos en los niveles totales de producción, y los precios han bajado aún más.

El acuerdo expirara a finales de marzo. Simplemente extender las reducciones no mejorara los balances cada vez peores entre el suministro y la demanda y, por ende, tomara más prender los precios del petróleo.

Sera mucho más difícil acordar mayores reducciones –por ejemplo, Rusia está en contra– pero es lo único que elevara los precios ante la desaceleración China. Ya hay señales de una desaceleración en curso.

Las ventas de cargamentos de petróleo de América Latina a China se estancaron la semana pasada. Productores del Golfo Pérsico están recibiendo propuestas preliminares de sus clientes sobre cuanto petróleo quieren en marzo, y esto indicara si las refinerías chinas buscan reducir los volúmenes que elevan en las terminales de exportación de la región.

Ya se esperaba que los países no pertenecientes a la OPEP, liderados por EE.UU., Noruega, Brasil y el nuevo productor Guyana, agregaran dos barriles extra por cada barril adicional consumido este ano a nivel mundial, lo que comprime a la OPEP.

La pérdida de gran parte del crecimiento de la demanda aplastara al grupo productor bajo el peso de precios del petróleo en caída a menos que, de manera colectiva, recorten más la producción.

Fuente: Portafolio

Noticias Externas

Noticias Internas