fbpx

Reinvención del comercio exterior colombiano

  • Los años 1819 y 2020 pasarán a la historia colombiana como los periodos de una ruptura estructural en el comercio exterior del país. En 1819, Colombia se independizó de España, y este hecho ocasionó que se rompieran los canales de distribución de nuestro principal producto de exportación durante más de 200 años: el oro.

    Por Cartagena de Indias, se exportaron unas 616 toneladas de oro durante la Colonia, algunas de las cuales reposan aún en el fondo del océano en el galeón San José.

    La emancipación de España, seguida con la afortunada abolición de la esclavitud, hizo que nuestras minas quedaran sin mano de obra y tuviéramos que forzosamente volcar nuestras exportaciones hacia productos menos brillantes, menos valiosos y más difíciles de colocar en los mercados internacionales como lo fue el añil, la quina, el tabaco y más adelante el café.

    Estos relatos han sido cubiertos de manera fantástica por Salvador Camacho Roldán, Florentino González y Don Miguel Samper, que fueron los José Antonio Ocampo del momento y quienes afirmaron sorprendidos como Colombia llegó a exportar apenas la tercera parte del per cápita mundial de exportaciones hacia el final del siglo XIX.

    Exactamente, 200 años después aparece el Covid 19 que le da un nuevo golpe profundo al proceso de globalización soportado en el Just in time y en las lejanas cadenas globales de valor, afectando de manera profunda el comercio internacional en productos tales como el petróleo (-23%), los vehículos particulares (-38%), los aviones (-60%), el turismo (-30%), las maletas (-77%), los trajes de baño (-62%), los neumáticos ( -46%) y el calzado de deporte (-44%).

    Según el último reporte de la OMC, el comercio internacional se reducirá en 2020 entre 13% y 32% de su valor, pero se recuperará en 2021 entre 21% en un escenario optimista y 24% en un escenario pesimista (pero desde más abajo).

    La pregunta del millón es: ¿cuáles son los nuevos productos y servicios con que Colombia se va a posicionar en el comercio internacional en la próxima década, ante la depresión de los precios del petróleo y el carbón?
    Permítame compartir algunas cábalas con ustedes:

    Comercio Electrónico: es el nuevo rey del comercio internacional, se va triplicar en los próximos tres años y Colombia tiene la posición geográfica ideal, el mejor aeropuerto de América Latina en carga y muchos emprendedores ansiosos de producir lo que el internet demanda. Para ello, es urgente reglamentar su legislación internacional como lo sugirió la presidenta de la Cámara Colombo América en su asamblea pasada.

    “Reshoring” de empresas norteamericanas. Como consecuencia de la guerra comercial y del distanciamiento de China con los Estados Unidos, vendrán para América Latina muchas inversiones. Colombia debe preparar la red de oportunidades para atraparlas. La acumulación de las normas de origen entre el acuerdo de libre comercio entre Colombia y los Estados Unidos con los demás países de la Alianza del Pacífico permitirá crear el concepto de “producto americano”.

    Agroindustria: hay varios países de América Latina que exportan más de US$1.000 per cápita en agroindustria; el de América Latina es de US$400 y el de Colombia no llega a US$200. Paradójicamente el comercio internacional de alimentos ha crecido 153% con el covid-19.

    El gran reto del presidente Iván Duque y de su ministro de Comercio Exterior es encontrar el nuevo norte de las exportaciones colombianas.

  • Fuente: Asuntos Legales

Noticias Externas

Noticias Internas