fbpx

Repunte de 4,5% prevén para el crecimiento de economía mundial

Esta noticia es propiedad de: El Nuevo Siglo

Un crecimiento de 4,5% para el total de la economía mundial, prevé una investigación de Mapfre Economics. En el análisis se destaca que la actividad global volverá a la normalidad a mediados del tercer trimestre de este año y que, en su conjunto, el mundo recuperará lo perdido en la crisis a mediados de 2022. Eso sí, con grandes diferencias regionales.

Según el informe Panorama económico y sectorial 2021: perspectivas hacia el primer trimestre, “la recuperación del nivel del PIB de 2019 llegará antes en los países que mayor soporte de rentas han tenido a lo largo de 2020 y 2021. EE.UU. sale primero, seguido de Brasil. El resto de regiones o países -la UE, Latam y España- van mucho más a la zaga condicionados por su estructura productiva y la naturaleza de los estímulos recibidos”.

Sin embargo, los economistas alertan sobre el fuerte endeudamiento mundial, con un nivel récord de deuda sobre PIB en el 356%.

Para Estados Unidos, el informe pronostica que recuperará los niveles de PIB previos a la pandemia para finales de este año, y esperan un crecimiento del 3,9% en 2021, por encima del 3,3% que estimaban el trimestre anterior, y del 2,8% en 2022. Pese a las tensiones crecientes tras los últimos acontecimientos vividos en el Capitolio, los mercados financieros han seguido estables. En este sentido, las compras de activos por parte de la Reserva Federal ayudan a fomentar el buen funcionamiento del mercado y las condiciones financieras acomodaticias, apoyando así el flujo de crédito a los hogares y las empresas. Al evaluar la postura apropiada de la política monetaria, el Comité Federal de Mercado Abierto seguirá evaluando los datos económicos y su implicación para las perspectivas.

Políticas

Con el nuevo Presidente se espera alguna reversión de las políticas proteccionistas de EE.UU., con un menor enfrentamiento con China, que por otra parte no estaba cumpliendo con el tratado comercial firmado, y una menor animosidad hacia la Unión Europea, tanto a nivel comercial como en el ámbito de la OTAN.

“Es de esperar también una vuelta de los EE.UU. a los acuerdos de París sobre el clima”, señalan. “A nivel geopolítico, estaremos expectantes sobre la postura de la nueva administración sobre la presencia militar en conflictos en el Medio Oriente y estamos preparados para sorprendernos con la reposición de la financiación a la OMS”, añaden.

Para la eurozona en su conjunto, Mapfre Economics espera un crecimiento del 5% en 2021 y del 4,7%, en 2022.

Respecto a Latinoamérica señalan que ha sido la región más afectada por la covid-19, debido tanto a la tibieza de la respuesta económica (escaso espacio fiscal) como por la escasa preparación sanitaria y por los desequilibrios y vulnerabilidades existentes (escaso ahorro, vulnerabilidad externa, dependencia del ciclo de materias primas y del sector turístico).

Latinoamérica

“Ha sufrido un deterioro permanente de las expectativas de crecimiento, desde el 3% que proponíamos hace un año hasta el -8,1% previsto para 2020”, señalan en el informe. La pobreza se ha disparado desde el 23% al 30% de la población, han quebrado casi 3 millones de Pymes y se han perdido casi 9 millones de empleos. El crecimiento per cápita de América Latina se había estancado desde 2015 y, tras la crisis actual, se espera que la renta per cápita recupere el nivel de 2015 en 2025, es decir, la crisis del covid-19 habrá terminado de configurar una nueva década perdida para la región”, añaden.

Brasil es el segundo país que antes se recupera en el escenario central que maneja el Servicio de Estudios, dada la relativa laxitud de sus medidas en el calor de los contagios y porque las medidas, como en Estados Unidos, han tenido un fuerte componente de transferencia de rentas en el inicio de la crisis (la renta disponible de hecho creció en EE.UU. pese a la caída del PIB).

En el caso de México, los economistas parten de la hipótesis de que se van a recuperar las exportaciones y parte de la inversión, lo que dará un impulso al PIB del 3,4% este año y del 2% en 2022. “Los riesgos a la baja para la economía de México se concentran principalmente en una demora en solucionar la pandemia, y el consecuente impacto en el consumo, así como la pequeña dimensión del paquete de ayudas públicas puesto en marcha, que mermará la recuperación”, explican. “Asimismo, la recuperación de su contexto exterior, especialmente de EE.UU., y el repunte de los precios del petróleo serán clave. El riesgo de que la inversión tarde en recuperarse también hay que tenerlo en cuenta, dado que desde 2019 ya se estaba reduciendo”, añaden.

Fuente: El Nuevo Siglo

Noticias Externas

Noticias Internas