fbpx

Solo China e India parecen salvarse de espiral recesiva en el planeta

Esta noticia es Propiedad de: El Tiempo

 

China e India se libran de la ola recesiva que golpea al mundo, luego de que se conocieron esta semana los datos de Brasil, que confirman la dramática caída de la economía mundial por cuenta de la pandemia del coronavirus.

La segunda economía mundial y el país donde surgió el covid-19 evitó entrar en recesión, después de que su PIB creció un 11,5 por ciento en el segundo trimestre, tras una caída del 10 en el primero; ambos, en relación con el trimestre inmediatamente anterior.

Un conjunto de indicadores provisionales sugirió que la economía de China se aceleró en agosto, respaldada por un fuerte sector industrial y mercado de valores, y una mejora de la confianza empresarial y ventas de casas y automóviles.

Sin embargo, el crecimiento del PIB chino, que en términos interanuales (comparado con el mismo trimestre del año pasado) fue del -6,8% para el primer trimestre y del 3,2% para el segundo, resulta uno de los más bajos en el gigante asiático en las últimas décadas.

No obstante, hay optimismo porque la economía de China continuó remontando de la caída en el primer trimestre, con una inversión liderada por el Gobierno que estimuló la demanda y el impulso al sector exportador, apoyado por cierta reapertura de las economías extranjeras.

La clave del repunte, según analistas, tiene que ver con que las industrias de servicios afectadas se han ido recuperando en razón a que el Gobierno ha flexibilizado las medidas de control del virus, y más subsectores, como los cines, abrieron nuevamente.

"Se espera que tanto los PMI manufactureros como los de servicios se estabilicen dentro del territorio expansivo, con la posibilidad de una ligera aceleración"

“Se espera que tanto los PMI manufactureros como los de servicios se estabilicen dentro del territorio expansivo, con la posibilidad de una ligera aceleracion”, dijo Liu Xuezhi, economista de Bank of Communications en Shanghai.

Los expertos apuntan a que aún hay mucho que mejorar, en particular en aumentar la demanda de productos de las pequeñas y medianas industrias para que todos los mecanismos de los mercados engranen hacia un restablecimiento de las dinámicas previas a la pandemia: “La recuperación de la demanda es mas lenta que la de la producción, lo que está comenzando a lastrar la recuperación económica”, advitió el Centro de Informacion Logistica de China.

Pero este panorama aún se ve lejano para las otras potencias tanto globales como regionales. Luego de India el lunes, Brasil dio a conocer ayer una caída histórica de su PIB en el segundo trimestre, siguiendo así la estela de recesiones provocadas por la pandemia de covid-19 en la economía mundial, con la única excepción de China.

El nuevo coronavirus y las medidas de confinamiento abocaron a las potencias a una fuerte disminución del Producto Interior Bruto, en muchos casos inéditas desde que se establecieron los métodos de cálculo actuales.

Brasil, primera economía de América Latina, registró una contracción récord de 9,7 por ciento en el segundo trimestre del año respecto al primero. Segundo país del mundo con más muertos por la pandemia de coronavirus, con más de 121.000 decesos, entró oficialmente en recesión al sumarse la caída de 2,5 durante el primer trimestre.

India, otro gigante emergente que paga un duro coste por el covid-19 con más de 65.000 muertos, informó 24 horas antes de un retroceso histórico interanual de 23,9 de su PIB entre abril y junio. El país evitó por ahora la recesión ya que entre enero y marzo había crecido 3,1.

Estados Unidos, la primera economía mundial, sufrió una caída del 9,5 por ciento en el segundo trimestre, tras un retroceso del 1,3 en el primero, según la OCDE, mientras que las estadísticas gubernamentales estadounidenses informaron de una variación del ritmo anual del -32,9% entre abril y junio, aunque estas cifras no resultan comparables con las de otros países.

Tras haber entrado en recesión en el primer trimestre, el PIB de Japón cayó un 7,8 en el segundo trimestre, en lo que representa el tercer trimestre consecutivo en que la economía nipona registra números rojos. La caída de la economía japonesa representa la más importante desde que en el país del sol naciente se empezaron a recopilar datos comparables en 1980.

En Europa, el panorama tampoco es alentador. El conjunto de la zona euro registró un ‘crecimiento’ negativo del 12,1 por ciento en la primavera, tras haber bajado un 3,6 por ciento en los tres primeros meses del año, lo que representa de lejos la caída más importante desde el inicio de las series temporales en 1995 de la Oficina Europea de Estadística (Eurostat).

Alemania, principal motor económico del Viejo Continente, experimentó una disminución del PIB del 9,7 en el segundo trimestre, tras haber cerrado también en negativo el primero, con un -2 por ciento.

Sin embargo, la bajada más importante en la zona euro se produjo en España, con un retroceso del 18,5 % en el segundo trimestre, tras haber caído un 5,2 % en el primero. La caída del 60 por ciento de los ingresos del turismo y del 33 por ciento de las exportaciones están en el origen.

Fue el Reino Unido, sin embargo, el país europeo donde el PIB experimentó una disminución más importante tras bajar hasta el 20,4 % entre abril y junio, después de haberlo hecho un 2,2 % entre enero y marzo.

Las buenas noticias están por el lado de las principales naciones del norte de Asia –China, Corea del Sur y Taiwán–, que han estado liderando el repunte debido a sus industrias de tecnología mas grandes y un mejor control sobre la covid.

Fuente: El Tiempo

Noticias Externas

Noticias Internas