Analistas: EE. UU. tiene influencia para promulgar la reforma del Órgano de Apelación, pero no durará para siempre.

11/29/2019

El bloqueo estadounidense de nuevas nominaciones para el Órgano de Apelación de la Organización Mundial del Comercio le ha dado a los EE. UU la influencia para promover la reforma del organismo, pero la ventana para las soluciones podría limitarse ya que, operar sin el sistema formal de apelaciones se convierte en la nueva normalidad, de acuerdo con analistas.

Estados Unidos ha estado bloqueando las nominaciones al Órgano de Apelación desde mediados de 2017 por preocupaciones operativas y sustantivas – especialmente las acusaciones de extralimitación. El cuerpo tiene el número mínimo de miembros necesarios para analizar las apelaciones y los términos de dos de los tres expiran el próximo 10 de diciembre, dejando el sistema de solución de disputas sin un proceso de apelaciones en funcionamiento.

Estas acciones han despertado el interés de los miembros de la OMC, que Estados Unidos ha estado pidiendo desde la pasada administración. Esta influencia será más fuerte hasta el 10 de diciembre, argumentó Jennifer Hillman, miembro del Consejo de Relaciones Exteriores, en un evento de la Asociación de Comercio Internacional de Washington el jueves. Hillman también es un ex miembro del Órgano de Apelación.

"Mi argumento sería que tienen una influencia máxima entre ahora y el 10 de diciembre", dijo. "No para sugerir que todo podría resolverse antes del 10 de diciembre, pero creo que, a menos que veas movimiento, ciertamente pronto, creo que Estados Unidos pierde influencia". ¿Por qué? Porque el resto del mundo pasará, ya sea al proceso de arbitraje del artículo 25 o, una vez más, a estos pactos entre países para no apelar ciertas decisiones, que son básicamente decisiones que dejan a los Estados Unidos fuera. Y Estados Unidos habrá provocado una tremenda ira por parte de todos los demás miembros de la OMC ".

El nivel de influencia que continúe teniendo Estados Unidos dependerá de lo que suceda después del 10 de diciembre, dijo Terry Stewart, ex socio gerente de Stewart y Stewart.

"Creo que sigue habiendo influencia, pero eso no significa que no tenga consecuencias en términos de sus relaciones con los socios comerciales", dijo. "Pero, al menos para esta administración, esto no parece ser la principal preocupación".

La relevancia estadounidense se desvanecerá cuanto más tiempo opere la OMC sin un sistema formal de apelación, agregó Bruce Hirsch de Tailwind Global Strategies, porque podría convertirse en "la nueva normalidad".

Hillman dijo que Estados Unidos debería, como mínimo, "mostrar movimiento" al permitir que las apelaciones pendientes antes del 10 de diciembre sean resueltas por el Órgano de Apelación. Esta práctica se conoce como Regla 15 y ha sido invocada por el Órgano de Apelación con mayor frecuencia en los últimos años. Estados Unidos ha criticado la regla como evidencia de que el Órgano de Apelación se ha desviado de su mandato original.

Stewart señaló que EE.UU tampoco ha reconocido la validez de algunos informes del Órgano de Apelación – lo que hace difícil imaginar que acuerde formalizar la Regla 15 para las apelaciones pendientes, dijo.

La última reunión del Órgano de Solución de Controversias de 2019 se programó para el viernes 29 de noviembre, donde es probable que los miembros de la OMC hayan debatido el futuro de las apelaciones pendientes. Una fuente de Ginebra dijo a Inside US Trade esta semana que hay un camino para que los EE.UU acuerden que las apelaciones pendientes se analicen, pues, a pesar de que EE.UU ha criticado la Regla 15, esta sería una autorización explícita de los miembros –una importante preocupación de los Estados Unidos.

Hirsch dijo que Estados Unidos podría "obtener una victoria" al autorizar a los miembros de apelación actuales a resolver disputas pendientes.

Los analistas también elogiaron el proceso liderado por el embajador de Nueva Zelanda ante la OMC, David Walker, para encontrar áreas de convergencia entre los miembros del Órgano de Apelación. Tanto Hillman como Hirsch dijeron que la propuesta de Walker debería ser adoptada por el Consejo General como parte de la solución. Stewart dijo que el proceso de Walker generó muchos progresos, pero Estados Unidos aún tenía algunas preocupaciones sobre el cumplimiento de las áreas de convergencia que identificó el embajador. La OMC necesita controles y equilibrios, argumentó, que han estado ausentes debido a la debilidad del brazo negociador en los últimos años.

Estados Unidos también elogió el proceso de Walker, pero argumentó que todos los miembros deben estar de acuerdo en que el Órgano de Apelación se ha desviado claramente del Acuerdo sobre Solución de Controversias y debe llegar al fondo del "por qué" sucedió antes de que pudiera haber una solución.

Hannah Monicken (hmonicken@iwpnews.com)

 

Fuente: Inside Trade

https://insidetrade.com/daily-news/analysts-us-has-leverage-enact-appellate-body-reform-it-won’t-last-forever?s=em

LinkedIn